Observación

La Observación proporciona los medios para que los miembros parroquiales vivan la experiencia de Spred y así ser capaces de reproducir la catequesis de Spred en los grupos parroquiales.

 

La observación se consideró un componente esencial del entrenamiento de Spred desde el mero inicio de nuestra experiencia con el método simbólico.

 

Para los observadores, el ver significa entrar a la vida del grupo que están observando.

 

La experiencia tiene valor para una variedad de circunstancias. Inicia al voluntario nuevo, da a los padres una idea de la experiencia de fe que sus hijos o hijas están recibiendo, da apoyo y nuevo aprendizaje a las catequistas que tienen experiencia, alerta a los líderes parroquiales de la posibilidad del crecimiento de la fe para sus feligreses con discapacidades intelectuales y del desarrollo.

Cada sesión de Spred empieza con un periodo de preparación. Los miembros llegan, se saludan uno al otro y elijen una actividad. Los materiales están preparados para ayudar a cada uno a concentrarse y moverse hacia un silencio interior, una manera de estar que nos prepara para recibir el mensaje de Jesús durante la catequesis en el cuarto de celebración. Todo ambiente de Spred respeta la edad cronológica de los que son bienvenidos: 6-10, 11-16, 17-21 y 22 y mayores.

Después del tiempo de preparación, la comunidad se reúne en un círculo donde cada persona recibe la invitación para ir al cuarto de celebración. El cuarto de celebración está preparado muy sencillamente con sillas en un semi círculo alrededor del libro de la Palabra, flores frescas, una vela y materiales que se necesitarán para la evocación de la experiencia humana. Cada persona con necesidades especiales se sienta con su catequista. Empezando con una evocación de una experiencia que todos hemos vivido, gradualmente la catequista nos guía a todos hacia una consciencia de la presencia de Jesús en y a través de lo que se ha vivido. La comunión es la meta de cada sesión.

 

La tercera fase de la sesión catequética es llamada ágape. Cuando la sesión se termina en el cuarto de celebración, el grupo regresa al ambiente de preparación donde prepara una mesa hermosa con flores, velas, platos y tazas de cristal para disfrutar juntos la comida y la bebida. Esta última fase de la experiencia proporciona un momento para que todos saboreen la experiencia de crecimiento en la fe, el pertenecer todos a la familia de Dios.

 

La experiencia de observación, aunque es una herramienta fuerte para aprender destrezas y comprender una pedagogía muy especial, es ante todo una experiencia de catequesis para todos los que están presentes, esto incluye a los participantes como observadores. La comunidad siendo observada se vuelve el canal para la experiencia de comunión con el Señor de los observadores.

SPRED Login