Enero 2021

Volumen 100, Número 1

Recientemente disfrutamos una Conferencia por Zoom de tres vías con nuestro equipo de habla español de Chicago para el entrenamiento de catequistas de Spred, los equipos Catequéticos Diocesanos en Santiago de Chile y el Arzobispo Octavio Ruíz Arenas en Roma, Italia. El Arzobispo Octavio había estado en Villavicencio, Colombia, pero ahora es el Secretario del Concilio Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización. La conferencia de tres vías se enfocó en nuestras preocupaciones comunes en

 

El Nuevo Directorio para la Catequesis, publicado el 23 de Marzo, 2020 1

 

Hubiese sido maravilloso haber tenido este documento cuando empezamos Spred para la Arquidiócesis de Chicago. Sin embargo, gracias a los gigantes que ayudaron2 ahora podemos encontrarnos en este nuevo directorio y descubrir de nuevo nuestra misión y nuestro misterio.

 

La Vocación de la Catequista

El catequista es un cristiano que recibe un llamado particular de Dios, aceptado en la fe, ese llamado lo capacita para el servicio de la transmisión de la fe y para la tarea de iniciar a los demás en la vida cristiana.

 

La catequista que ha sido ungida con el Santo Oleo en el Bautismo y la Confirmación, depende del Espíritu Santo para dos misiones principales:

Testigo de la fe

y custodio de la memoria de Dios.

 

Afortunadamente en Spred, la manera básica de hacer esto es siendo un amigo en la fe; alguien que acompaña a los demás en su jornada de fe. En Spred, a menudo llamamos a esta persona un Catequista Madrina/Padrino. Este catequista está para ser un experto en el arte de estar con alguien más, alguien que acompaña a un amigo que tiene necesidades especiales. El catequista se vuelve un compañero de viaje con paciencia, con un sentido de bondad, dócil a la acción del Espíritu, para ayudar a los demás en su viaje hacia Dios. El catequista es un experto en humanidad, conoce las alegrías y las esperanzas de los demás, su tristeza y angustia, y es capaz de situarlas en relación con el Evangelio de Jesús. (#112-113)

 

Acompañar a otra persona en la jornada de fe implica tomar en serio a la otra persona, estar juntos, escuchar y comprender, evitar aislamientos o discriminación y despertar el deseo de aceptar y responder al amor de Dios. (#235)

 

La meta de la comunión con Cristo debe realizarse con un proceso de acompañamiento. (#3)

Nuestros Amigos con discapacidades

 

El Directorio tiene una sección muy fina sobre personas con discapacidades. Estas discapacidades parecen incluir a aquellos con discapacidades del desarrollo e intelectuales, aquellos con limitaciones de audición, visuales y movilidad así como a aquellos que tienen una multitud de limitaciones humanas incluyendo enfermedad mental.

 

En cuanto a las referencias que aplican a nuestros amigos con discapacidades intelectuales y del desarrollo, podemos estar muy alentados. El Directorio simplemente asume que nuestros amigos con necesidades especiales son educables en la fe, cuando la fe es relacional e implica una comunión con los demás y con Jesucristo. Este proceso de construir una comunión incluye a nuestros amigos con limitaciones serias. El documento reconoce la lucha que nuestros amigos y sus familias tienen contra la discriminación y el prejuicio. Estas limitaciones impuestas llevan a una carencia de oportunidades para tener una vida plena en la fe. Las catequistas que están dedicadas a la catequesis con nuestros amigos con necesidades especiales son animadas a desarrollar oportunidades para que nuestros amigos experimenten el pertenecer con los demás, especialmente con aquellos de la comunidad de fe.

 

Al desarrollar una vida de fe, nuestros amigos son llamados a la plenitud de la vida sacramental, incluso para aquellos que luchan con limitaciones severas.

 

“Nadie puede negar los sacramentos a una persona con discapacidades”

(#269-270-271)

 

Comunidades de Fe

 

Es comprensible que las catequistas que han sido llamadas a viajar con nuestros amigos con necesidades especiales requieren del apoyo de su propio grupo de compañeras. Las catequistas parroquiales de Spred forman sus propias comunidades de fe. Ellas nutren su fe durante nuestra sesión de preparación para adultos. Se preparan de esta manera para dar la bienvenida a las personas con necesidades especiales dentro de su círculo.

 

La catequesis se trata, primeramente, de relaciones y estar en comunión con los demás. La comunidad cristiana es el origen, el lugar y la meta de la catequesis. La comunidad que experimenta el poder de la fe y es capaz de vivir y dar testimonio del amor, proclama y educa de una manera natural dentro de esta comunidad de fe. La comunidad de catequistas forma un círculo en el cual suceden muchas cosas; oración, discernimiento pastoral, evaluación, planes para desarrollar maneras de abrir senderos para la fe. Cada catequista es llamada a crecer en momentos de formación personal continua dentro de la comunidad de catequistas. El grupo de catequistas es el contexto real en el cual cada uno puede ser evangelizado continuamente. (#133-134)

 

Las comunidades eclesiales de base, (como las comunidades de Spred), siendo pequeñas ayudan a que el proceso de desarrollo de la fe se enraíce en lo concreto, en las realidades vividas. En Spred, tenemos como misión una opción preferencial por el pobre.

 

El Evangelio tiene que estar abierto a los pobres, a aquellos que necesitan una comunidad de más bienvenida, a los que se les debe ofrecer una invitación más intencionada para pertenecer. Las pequeñas comunidades eclesiales de base son un signo de vitalidad dentro de la vida de la iglesia.  Son un gran signo de esperanza para la iglesia. Son un instrumento de evangelización y un punto de inicio sólido para una nueva sociedad basada en una civilización de amor. (#306)

Formación de Catequistas

La catequista de Spred caminará al lado de nuestros amigos con limitaciones intelectuales y del desarrollo donde quiera que ellos puedan estar. Una función decisiva es realizada por la catequista quien está preparada para encontrarlos en toda clase de situaciones de vida, particularmente cuando están viviendo separados de sus familias. La catequista de Spred ofrece aceptación incondicional. La catequista de Spred tiene la capacidad de formar relaciones tanto con una visión clara como con misericordia. (#280)

 

Para prepararse para hacer esto, el Directorio ofrece un esquema de formación que apoya mucho mientras reflexionamos en el Entrenamiento para Catequistas requerido por Spred, particularmente para los que tienen funciones en el equipo básico.

 

La orientación básica para convertirse en un catequista efectivo es ser capaz de asumir la identidad de un catequista. Uno tiene que estar de acuerdo en ser un catequista. El catequista está de acuerdo con un sentido de “conocer-cómo-estar-con”, el cual significa que la catequista recibe una identidad al estar en relación con los demás.

 

Estar preparado para ser catequista implica convertirse en testigo de la fe y un guardián de la memoria de Dios. Esto pide una madurez emocional, una unidad interior y libertad para vivir relaciones que apoyan y enriquecen la fe. La buena formación nutre la espiritualidad de la catequista para que el testimonio de la fe salga de una vida vivida en la fe.

 

Con un sentido de interioridad en juego, “conocer-cómo-estar-con”, se vuelve una capacidad natural para relacionarse de una manera personal que es amigable y serena. (#136-140)

 

Centros de Formación para Catequistas

Los centros para formación de catequistas, ya sean parroquiales, inter-parroquiales o diocesanos, tienen la tarea de proporcionar una formación que cumpla con las demandas del tiempo presente. La formación tiene que ser de alta calidad para garantizar una buena consciencia y servicio pastoral. La formación también proporciona oportunidades para conocer e intercambiar ideas con las otras catequistas. Estas experiencias nutren la comunión eclesial.

 

Los centros de especialización, ya sean diocesanos, inter-diocesanos o internacionales, tienen el objetivo de fomentar la formación de líderes que están consagrados a un compromiso a largo plazo. Su entrenamiento es más demandante y se lleva a cabo durante un periodo más largo de tiempo. Los entrenados a este nivel de formación necesitan estar listos para ofrecer formación continua a los otros catequistas. (#154-155)

 

Conclusión

La catequesis es una parte esencial de un proceso mucho más amplio de renovación que la iglesia está llamada a producir en este momento. La catequesis participa de acuerdo a su propia naturaleza en el esfuerzo de evangelización y se relaciona a la liturgia y a la acción social para expresar una unidad esencial. (#1) ¡Vale la pena reflexionar sobre el directorio por los próximos años!

 Hna. Mary Therese Harrington

Spred Chicago, USA

 

1. Pontifical Council for the Promotion of the New Evangelization, Directory for Catechesis, U.S. Conference of Catholic Bishops, Washington, DC. Libreria Editrice, Vatican City, 2020.

2. Fr. Johannes Hofinger, S.J. (Tyrol, Austria), Fr. Henri Bissonnier (Paris, France) Fr. Euchariste Paulhus (Sherbrook, Quebec), Fr. Jean Mesny (Lyons, France)

 

Para acceder a nuestro archivo de Boletines, presione aqui.

SPRED Login